Consejos para un buen despegue de parapente

Veo en innumerables ocasiones gente que efectúa malos despegues. El despegue es una de las partes más delicadas del vuelo y debe de hacerse correctamente. Hay dejo algunos consejos para efectuar un despegue de calidad y seguro:

  • Metiéndose en el arnés. Muchos accidentes han pasado porque los pilotos se esfuerzan en introducirse en su arnés después de despegar. Los peores son los que aún con los frenos en las manos agarran la base del arnés para acomodarse. El piloto entrará sin intención en una pérdida (stall), o, si solo usa una mano para ajustar su silla, el ala entrará en una autorotación (spin). Otra mala idea es soltar los frenos para después agarrar el arnés, un colapso en ese momento requiere mucho tiempo controlarlo (necesitas agarrar tus frenos nuevamente) y cuando los agarres nuevamente ya estarás yendo hacia la montaña. Una idea nada buena es sostener ambos frenos con una sola mano mientras se usa la otra para colocarse en el arnés ya que no se es es capaz de controlar el colapso como cuando se tiene un freno en cada mano. Si no te colocas automáticamente en el arnés después del despegue, espera hasta que estés seguro, lejos de la montaña y después utiliza el siguiente método: Inclínate hacia atrás y levanta tus rodillas hacia la barbilla mientras empujas (pero sin agarrar) con tus manos (aún sosteniendo los frenos) todas las bandas a la altura en que mantienes tus manos para frenar y escúrrete en la silla para ayudarte a “caer” en ella. Puedes colgar tu arnés en un columpio para ajustar la silla devidamente y que te sea cómodo sentarte.
  • Actitud. Usted no tiene que despegar. Si no se siente cómodo con las condiciones de vuelo o con una nueva área de despegue, vuele otro día o en un lugar mejor. Tenga cuidado del “efecto grupo” y de aquellos que vuelan para mostrarse. He escuchado muchas veces “bueno, voy a despegar!” y después usted ve a esa persona estática en medio de viento fuerte, seguramente le perecerá gracioso.
  • Si el viento cambia en más de 10 km/h (6mph) en menos de 3 segundos, usted encontrará turbulencia. No despegue. Lo siguiente se aplica para un despegue redondeado en la cima de una montaña. Como guía general, uno se puede despegar inclusive si la velocidad promedio del viento es de 20 km/h  con ráfagas hasta de 25 km/h  no más largas de 5 segundos y aún mantener un margen razonable de seguridad con respecto a la velocidad en el aire del ala. Se debe medir el viento en el despegue tan lejos como se pueda para evitar turbulencia. Incline el medidor de viento para encontrar la dirección de la máxima velocidad del viento. Recuerde que la velocidad del viento se reduce en la medida en que se acerca a tierra.
  • Esas nubes grises se están oscureciendo. Las térmicas y las grandes zonas de ascendencia se volverán más fuertes. No despegue y aterrice si ya está volando. Si mira alrededor podrá ver lluvia (a lo lejos).
  • Antes de tirar de sus bandas para inflar el ala, piense: “Esto es una prueba y me lanzaré sólo si todo sale bien”. No piense: “He fallado dos veces el despegue y la gente no se reirá más de mí”. Los mosquitos feroces son también una mala razón para lanzarse.
  • Después del despegue su ala se adelanta para ganar velocidad (usted no corrió lo suficiente) y enseguida comienza a hacer una subida repentina. Si incrementa sus frenos mientras la abatida comienza, usted amplificará la abatida, lo cual puede llevarlo a una pérdida (stall) en lo máximo de la subida. Este efecto se complica si entra en una térmica (o ascendente) al mismo tiempo.

En resúmen:

Las 10 más malas razones para despegar: 10) He esperado bastante. 9) No ptengo transporte para bajar. 8) Tengo hambre y frío. 7) Fue una larga caminata para llegar aquí. 6) Está oscureciendo. 5) Hagámoslo antes que la lluvia llegue hasta acá. 4) Los mosquitos me están comiendo vivo. 3) Voy a llegar tarde a comer. 2) Van a pensar que soy un flojo si no lo hago. (efecto grupo). Este es mi último día de vacaciones.

Comentarios

comentarios

Recent Posts

Leave a Comment